Enlace a Junta de Andalucía Se abrirá en una nueva ventana
Enlace a Consejería de Cultura Se abrirá en una nueva ventana

Edificaciones en la campiña

Edificaciones en la campiña

Lagar de San Isidro

De los 13 lagares que existían en el término municipal de écija en 1831, en la actualidad no se conserva ninguno en activo, quedando como ejemplo el Lagar del Cura o de San Isidro. Su origen está estrechamente ligado a la pisa de uva y producción de vino.

Este edificio, aunque muy modificado, constaba de vivienda, oratorio, y las dependencias destinadas a la pisa de la uva: Lagareta, Torre de prensa, Castillete y Bodegas, además de patios y lugares para almacenar la uva recolectada.

En la actualidad el lagar conserva una esbelta espadaña sobre la puerta principal, a la que se une mediante dos pinjantes de los que parte un frontón curvo roto en cuyo centro se aloja un escudo nobiliario, sobre el cual emerge la espadaña, de un solo vano, rematada por un frontón triangular y veleta de forja.

El oratorio con puerta al campo, hoy día convertida en gran ventana enrejada, se situaba aledaño a la puerta principal. El interior es de una sola nave, de buenas proporciones, situándose el retablo frente a la puerta de entrada. Este espacio ha sufrido serias alteraciones ya que hoy día está convertido en salón-comedor de los que habitan el lagar, aunque aún conserva una pila de agua bendita de mármol negro, informándonos los dueños que bajo la cal se encuentran pinturas murales alusivas a ángeles, serafines, etc., directamente relacionados con la advocación de los tres Arcángeles que presidían el retablo del oratorio.